Escuela Discipular

2Pedro 2, 12-22.
Las palabras del pastor aquí son extremadamente duras en contra de todos aquellos que dañan la iglesia, ya sea por las herejías, doctrinas con apariencias de piedad que introducen aprovechando su calidad de maestros de la iglesia como a través, en especial, de la vida disoluta y de libertinaje en la que participan y afectan a almas incautas dentro de las propias congregaciones.

Nos preguntamos ¿sería Pedro un apóstol con falta de amor o es que el daño de estos falsos ministros de Dios sería de tal magnitud que la dura perorata del pastor era la única forma de frenar todos los desenfrenos?
Creo que lo que no tenemos que hacer es confundir el amor con la complacencia, o confundir el amor con la debilidad, o confundir el amor con el relajamiento. Los líderes de las iglesias de nuestro tiempo tenemos mucho que aprender del pastor Pedro ante las mismas instancias destructivas que se ciernen sobre las iglesias a través de, p. de los medios de comunicacin en el mismo living de la hermandad a travs congregaciones, cuando falsos ap o confundir el amorahora, tantos medios.

Ya no basta examinar a aquellos que llegan a las congregaciones, cuando falsos apóstoles y maestros se introducen en el mismo living de la hermandad a través de la masificación de los medios de comunicación, a través de libros, incluso de editoriales cristianas. No basta que tal editorial lo sea.

Los pastores tenemos el deber de saber que leen nuestros hermanos. Nuestra misión es conducir como pastores que “pastos comen nuestra ovejas” y no estar primero interesados en su “lana”. A veces con tanta facilidad aceptamos cualquier visión que se dice que es de Dios sin examinar su veracidad ni sus frutos finales, motivados a lo mejor solamente por los resultados numéricos y no por las reales conversiones.

0 Response to "Escuela Discipular"

Publicar un comentario